-->

La realidad


Una vez más las redes nos pueden engañar. Estos días vemos los momentos en familia bailando, la foto de las magdalenas caseras, manualidades varias, lecturas, aplausos... y es maravilloso. La parte “bonita” de la cuarentena. Pero no salen los gritos cuando no podemos más, las discusiones, los momentos de angustia pensando en el tiempo que queda por delante, las faltas de paciencia... la cara más amarga vamos.


Pero ¿sabes qué? Ambas realidades son normales y pasaremos por ellas. No pasa nada.

Esta situación de crisis sacará de nosotros lo mejor y lo peor. Porque así somos las personas, cara y cruz. Y es estupendo.

Cuidado con los “debería”, no te martirices, no eres lo peor, esto es nuevo para todos y estamos haciendo lo que podemos.

Que no te engañe la idea de que cada día será peor. Iremos adaptándonos y cada día estaremos más entrenados en esto de vivir entre cuatro paredes. ¡Todo será que le cojamos el gustillo!