-->

Encuentros


Esta cuarentena es curiosa. Nos quita aquello que más nos sujeta en el día a día, lo que nos permite funcionar con el piloto automático: la rutina. Por otra parte, nos da aquello que tanto demandamos: tiempo, mucho tiempo.


Sin rutina y con tiempo resulta que nos encontramos con algo. Nosotros mismos.

En estos días habrá encuentros, muchos. Unos se encontrarán con una pareja que se había convertido en persona desconocida, con un padre al que no aguanta, con una familia a la que adora pero que hacía siglos que no conversaba. También podemos encontrarnos con la devastadora soledad, con el silencio, con nuestros miedos, con el vacío de esa persona que no está, con la agradable calma, con mi falta de paciencia, con mis proyectos futuros.

Sea como sea, nos encontramos con lo que tenemos dentro. Nos escuchamos como nunca lo hacemos. Y aunque a veces sea amargo, aunque nos remueva (que es normal) puede ser de lo más útil.

He leído que es el momento perfecto para hacer limpieza de armario. Quizá tome nota. Pero te invito a que te des la oportunidad de hacer limpieza de aquello con lo que te encuentres. Bueno o no tan bueno, seguro que ordenarlo es de lo más útil.

¿Con qué nos encontraremos cada uno? Eso no lo sabe ni el coronavirus. ¡Escúchate!