-->

Pornografía


Los niños empiezan a ver porno alrededor de los 11 años. Disponen de móviles sin control parental, por lo que tienen vía libre. Así empieza su educación sexual.


Respecto a los adultos, cada vez se consume más porno, tanto ellos como ellas. Las cifras de visitas a páginas de contenido pornográfico son escandalosas. ¿Y eso es malo?
Rotundamente SÍ.

- Fomenta comportamientos machistas y conductas agresivas.
- Cosifica a las personas, especialmente a las mujeres.
- Ofrece una imagen del sexo egoísta, pobre e irreal. Esto aumenta la insatisfacción con el sexo real. O sea, que crea problemas de pareja.
- Fomenta la trata de personas.
- Puede reducir la vida social. Hay personas tan enganchadas que pasan horas y horas en el ordenador.
- Se puede convertir en un regulador emocional. Uso el porno para evadirme, tranquilizarme, rebajar mi ansiedad... sin porno no puedo manejar mis emociones.
- Crea tolerancia. A la larga, para conseguir la misma excitación, se necesita ver material más “intenso” o durante más tiempo.
⚠️ Existen un alto riesgo de desarrollar una CONDUCTA ADICTIVA.

Señoras y señores, la adicción a la pornografía existe. Lo vemos en consulta. Pero al ser algo socialmente aceptado pasa desapercibido y se le quita importancia. Como con el alcohol.

Las personas con esta adicción sufren muchísimo y llevan una carga de culpa increíble. Afecta a todo:

-  Autoestima, inseguridad.
- Ansiedad y sintomatología depresiva.
- Problemas de pareja.
- Problemas sexuales.
- Mala gestión emocional.
- Disminuye la vida social.

¿Qué podemos hacer?
- Ofrecer a los niños una educación sexual adecuada. Que en casa se hable de sexo y sea natural.
- Control parental de móviles, tablets, etc.
- Vivir una sexualidad en pareja como proyecto mutuo y punto de unión. Conoce a tu pareja y creces juntos en eso.
- En caso de adicción acudir a un especialista.

No nos podemos quedar de brazos cruzados.
No podemos crear “manadas” y luego castigarlas. Es un sinsentido.

El sexo es maravilloso, no lo envenenemos.

Y tú, ¿Cómo deseas vivir tu sexualidad?