-->

No todo irá bien


Somos mayorcitos para saber que eso de “todo va a ir bien” no es cierto. A veces las cosas salen como deseamos, otras no. No pasa nada, estamos preparados para asimilar la dificultades y tenemos un maravilloso instinto de supervivencia que genera una tendencia a salir adelante.

 

¿Y si me ha dejado de querer?

¿Y si me despiden?

¿Y si no va bien?

¿Y si le pasa algo malo?

¿Y si enfermo?

¿Y si esto se acaba?

 

Anticipar problemas no nos prepara, sino que nos agota y hace que estemos más cansados cuando llegan los conflictos reales. Por eso merece la pena centrarnos en el hoy, en lo real. Sabiendo que si los problemas vienen solos no hace falta que yo los adelante.

 

Permítete estar en paz, permítete decir “esto ahora va bien”, descansa en eso. Y recuerda que de lejos las contrariedades dan mucho miedo, pero de cerca solemos ser capaces de manejarlas.

 

Confía en ti.