-->

La ruptura


La ruptura

Una ruptura de pareja empieza con un supuesto final. Digo supuesto, porque es habitual que al principio la ruptura sea únicamente teórica. Seguimos en contacto, seguimos viéndonos a menudo, seguimos besándonos como antes y seguimos diciéndonos cosas bonitas.

Hasta que no rompas con cada una de esas cosas, el duelo no puede comenzar. Eso es así.

Le echas de menos, normal y lógico, es lo que tiene haber compartido tiempo e intimidad con alguien. Pero ¿sabes qué? No se echa tanto de menos a la persona en sí, como lo que te aportaba: afecto, cariño, compañía, celebraciones de cumple, pelis de domingo y la espera en la estación del ave cuando volvías de viaje.

Eso sí se echa de menos.

La realidad es que únicamente con distancia entre vosotros, serás capaz de ver si esa ruptura ha sido una decisión adecuada o no.

No tengas miedo a dejarle ir, sólo así sabrás si es para ti.

Y eso de que en el mar hay muchos peces, pues sí es cierto, pero da por saquito escucharlo. Quieres a ese pez, o no, ni idea. El caso es que para averiguarlo tendrás que verlo con distancia.