-->

Días malos


Hay días que vemos en negro. Nos ponemos unas gafas de sol 🕶 y todo pasa ese filtro.


Que no cunda el pánico, es normal y a todos nos pasa.

Esos días, no sólo tendemos a percibir la realidad de forma negativa, sino que solemos pensar que el problema es de los demás o de lo externo. Esto se traduce en creencias como:
“No sé qué les pasa hoy a mis compañeros que están inaguantables”
“Qué pesada que es la gente“
“Todo me pasa a mi“
“Todo me va mal, tengo muy mala suerte“

No somos conscientes de que parte del problema esté en la forma de percibir. Por eso, la clave, es darnos cuenta de que llevamos puestas las gafas. No es fácil ser consciente y a veces nos las ponemos sin darnos cuenta.

En el momento que ves que tu percepción no está siendo objetiva, te puedes permitir no fiarte de ella.

Por eso, si hoy notas que por tu cabeza pasan pensamientos especialmente catastróficos o negativos, si tienes la sensación de que te ha mirado un tuerto y de que todo te pasa a ti. Quizá lleves puestas esas gafas y no estés siendo objetivo.

En ese caso, declara la guerra a las gafotas diciéndoles:
“Mirad, sé que hoy me vais a acompañar y me vais a dar por saquito, pero como sé que sois mala gente, no voy a permitir creerme nada de lo que me decís. Vosotras por un lado, yo por otro. Mi vida no es tan horripilante como me hacéis ver.


Dejar un comentario