-->

No puedes cambiar a una persona, sí la forma de relacionarte con ella


¿Te suena eso de «no le aguanto más»?
A mí de algo.

Cuando el trato con alguien llega a ser tan tenso que resulta inaguantable, pensamos que la única forma de que la cosa mejore es que la otra persona cambie. Y me refiero tanto a relaciones cercanas (familiares, amigos, pareja), como a otras menos íntimas (compañeros de trabajo, familia política, jefes). Si esperas a que el otro cambie, te recomiendo que te acomodes en el sillón para esperar, porque no creo que ese cambio llegue a suceder.

Entonces, ¿qué?

Entonces, quizá sea el momento de cambiar el tipo de relación que tienes con esa persona. Tu manera de tratarle. Se puede modificar de mil maneras:

Poniendo distancia entre vosotros.
Tratándole con más cariño.
Dejando más claros los límites.
No exigiéndole.
Abriéndote más (o menos).

Cada situación requerirá sus medidas. Lo que está claro es que cambiando tu patrón de relación, tu forma de tratarle será diferente. Y quizá sea ese momento cuando veas que te cuesta menos aguantarle, incluso puede llegar a ser algo agradable.

¡Coge las riendas de la situación y confía en ti!