-->

“Sólo te pido”


“Sólo te pido”

Ya hemos llegado a la conclusión de que no somos pitonisos, ¡ue! Por eso hemos aprendido a pedir, sin esperar que la otra persona adivine lo que quiero. .
Pedir es un arte que si aprendemos a hacerlo bien, nos ayudará mucho en la relación con otros. Y como siempre, una de las claves está en... ¡el lenguaje! ¡qué sorpresa! La forma de comunicar es tan importante como el mensaje.

«Sólo te pido que me escuches»
«Sólo te pido que seas sincero»
«Sólo te pido que no hables mal de mi familia»
«Sólo te pido que pienses antes de actuar»
«Sólo te pido que recojas tu habitación»
«Sólo te pido que dejes el baño recogido después de ducharte»
«Sólo te pido que seas responsable»
«Sólo te pido que hagas los informes a tiempo»
«Sólo te pido que apruebes»

¿Cuántas cosas «sólo pedimos»?

La fórmula «sólo te pido» indirectamente está trasmitiendo: para una cosa que te pido y ni eres capaz de cumplirla. O sea, tiene un punto de desprecio al otro.

Así que si lo cambiamos por expresiones como:
«Por favor, te pido que...»
«Me gustaría que...»
«Te agradecería que intentaras...»

Así borramos el desprecio de nuestras palabras y la otra persona seguro que nos escucha más.