-->

Ponle palabras


 

Las palabras son importantes porque nos guían, nos ayudan a entender la realidad, nos sitúan. Por eso su ausencia muchas veces desestabiliza. Ponerle nombre a las cosas es necesario.

 

“Te quiero”

“Estoy deprimida”

“Somos pareja”

“No te quiero”

“Me siento sola”

“Esto es importante para mí”

“No me veo capaz”

“Necesito tu ayuda”

“Me ha sentado mal lo que has dicho”

 

Cuando llamas a las cosas por su nombre, cuando te expresas, cuando dejas claro lo que sientes, cuando pides, cuando opinas... es más fácil que te entiendas y le brindas al otro la oportunidad de hacerlo.

 

Las palabras son un tesoro y son gratis. Úsalas bien y verás como es terapéutico.