-->

El silencio


El silencio

Lo habéis dejado bastante claro. Que alguien no te dirija la palabra, no te mire, haga como que no existes, es hiriente nivel 3000. Y si vivís bajo el mismo techo o es una persona muy muy cercana, cágate lorito.

Es una conducta pasivo agresiva. Un lobo vestido de cordero. De esas en las que cuesta entender cómo sin hacer nada se puede generar tanto malestar.

Hay situaciones en las que retiras la palabra que son diferentes: contacto cero durante una ruptura, cortar relación con alguien que no deseas en tu vida, callar durante un pico de ira para no tirar culebras por la boca, tomarse un tiempo para organizar ideas, etc. Eso es es otra cosa, y si avisamos mejor que mejor.

Si tienes un conflicto, si te han hecho daño, si sientes que no te entienden. Decide si quieres comunicarlo o no. Y si decides hacerlo, es mejor que sea con palabras. Porque silencio también habla, grita, pero cargado de desprecio.

¿Que a veces funciona? Pues claro. El miedo a que nos hagan daño nos hace reaccionar. Pero es una pena que nos relacionemos de esa manera, con el miedo como motor.

Aspiremos a entendernos no por miedo a que nos hagan daño, sino por el deseo de encontrarnos.