-->

Deberías


Deberías

Propongo que cuentes las veces en que en un sólo día verbalizas un «debería» o un «tendría».

- Debería aprovechar más el tiempo.
- No tendría que comerme esto.
- Debería haber actuado mejor.
- No debería agobiarme tanto.
- Tendría que haberme dado cuenta.
- Tendría que ir al gimnasio.
- Tendrías que haber sabido que estaba mal.

Exactamente, ¿en qué tipo de manual se recogen estas obligaciones? Porque vamos, hablamos como si fuera una ley. Por tanto, si no la cumplo he fallado, me frustro y toc toc, entra la culpa.

Las palabras son muuuuy importantes (no me repito nada, ¿verdad?). Por eso, cambiar los «deberías» y «tendrías» por ME GUSTARÍA, es un descanso. Tanto para mí como para los demás. Expresa un deseo, no una obligación ni una necesidad. Así nos frustramos menos y tendemos a llegar a nuestro objetivo con más facilidad.

ME GUSTARÍA conseguir este cambio de prisma tanto en el trato conmigo misma como en el trato con los de mi alrededor, ¿y a ti?